Temas de interés

Ofrecemos un lugar para compartir con ustedes artículos sobre diferentes problemáticas que atañen a la salud mental. Está pensado para construir un espacio de encuentro y de intercambio para identificar problemáticas actuales. Se trata de un espacio de diálogo entre diferentes saberes relacionados a diversas situaciones que son identificadas como fuente de sufrimiento psíquico que se presentan en el desarrollo de la vida cotidiana, en sus diferentes momentos, y en la relación con los otros.

Bienvenidos y bienvenidas a este espacio

¿A QUÉ JUGAMOS EN TERAPIA?

EL TRABAJO DEL DUELO

PROBLEMÁTICAS FRECUENTES EN EL CONTEXTO DE LA PANDEMIA POR COVID-19

Solicitá un turno de consulta online psicoterapéutica

Problemáticas frecuentes en el contexto de la Pandemia por COVID-19.

La pandemia por COVID-19 se convirtió en un escenario que incrementó, y en ocasiones desencadenó, situaciones de alto padecimiento. Especialmente, por su efecto de sorpresa y por ser un evento altamente disruptivo y, además, de escala global.

Este malestar se manifiesta con el incremento de las demandas, problemas derivados del teletrabajo, la educación virtual y la virtualidad en general, la sobreexposición a las pantallas y las relaciones con los otros. También, dificultades en el cuidado de la salud y la salud mental en particular: alteraciones en el sueño y la alimentación, incremento del consumo, pérdida de la salud, detención en el trabajo de elaboración del duelo, soledad, miedos, ansiedad, angustia.

Del mismo modo, muchos jóvenes, especialmente aquellos que transitaban los últimos años de sus trayectorias educativas, encuentran obstáculos en el desarrollo o en el armado de su proyecto de vida, tropiezan con cierto efecto de detención en sus intereses y deseos, apegados a lo que no pudo ser.

La pandemia por COVID-19, facilitó y profundizó situaciones de violencia en la dinámica familiar. El lazo social se presenta afectado, con modalidades vinculares en las cuales el individualismo, la satisfacción vertiginosa e inmediata, que si bien ya eran una modalidad de relación con el otro antes de la pandemia, podríamos decir, del ASPO al DISPO se profundizaron y tomaron cierta legitimidad social.

La Pandemia ha puesto en evidencia las marcadas desigualdades y las dificultades de acceso a los derechos en general, y paradójicamente, el acceso y derecho a la salud.

Es por ello que, teniendo en consideración el contexto actual, asumimos un compromiso social ofreciendo un espacio de entrevista de admisión sin cargo y ajustando el costo de las consultas con la finalidad de brindar un lugar que permita elaborar los efectos en cada quien, con el objetivo de atravesar de una mejor manera el malestar.

¡Comunícate con nosotros!

El trabajo del duelo: una oportunidad….

La pérdida de un ser querido, de quien se sintió que nos amó, ubica a quien sufre esta pérdida en el camino de un duelo. El proceso de duelo, en muchas ocasiones, desencadena una serie de manifestaciones que pueden presentarse de diversas formas, algunas de ellas: profunda tristeza, inhibiciones, acciones compulsivas, consumos problemáticos, entre muchas otras. Lo cierto es que en el inicio del recorrido, se desordena la temporalidad de la cotidianidad. Existe allí cierta detención, y simultáneamente, se advierte y se exige; es decir, se niega, que el tiempo permanece igual, sin cambios.
Negar la necesidad de detenerse dificulta el proceso del duelo, el trabajo de elaboración del duelo tal como Freud lo llamo (Freud, 1915), que tiene etapas muy precisas que transitar.
En cada caso, el duelo, puede tener diferentes significados y presentarse como una bisagra en la vida de una persona, tomando valor de acontecimiento, que marca un momento anterior y un después de acaecida la pérdida.
El duelo produce un trastrocamiento, tiene carácter traumático en el sentido de lo que no se logra asimilar de forma simple; sino que exige una suerte de esfuerzo psíquico. Precisamente porque se produce un encuentro con el desamparo.
En ocasiones, el proceso del duelo puede quedar suspendido, detenido en el trabajo de elaboración que requiere. Para que el trabajo del duelo inicie, es necesario encontrar una manera de nombrar lo perdido. Sabemos que las ceremonias que involucran los funerales son cruciales en nuestra cultura, toman el valor de ritual otorgando la oportunidad -inicial- de constituirse en un modo de inscribir la pérdida de un ser querido. En el contexto actual de la Pandemia por la enfermedad COVID-19 declarada por la OMS el 11 de marzo de 2020, asistimos de un modo forzoso a tropezar con sucesivas restricciones, donde el semejante se convirtió en un peligro, donde hablaban del distanciamiento social, y un tiempo después, advertimos, que se trataba del distanciamiento físico. Resulta innegable que la Pandemia colocó a la pérdida en primer lugar. Especialmente, en aquellos casos donde las ceremonias no fueron posibles, donde los abrazos no son posibles, donde se exige una distancia con el otro. Y si bien, el trabajo de duelo es pieza por pieza (Freud, 1915) recuerdo por recuerdo, y en soledad como ya hemos dicho. El escenario actual promueve una soledad que no es precisamente la requerida para atravesar e inscribir la pérdida.
Este contexto produjo muertes repentinas y a gran escala, y que, además, si bien los centros de salud han generado nuevos protocolos para el acompañamiento de las familias en estos casos, de todos modos, resulta muy difícil que las personas puedan transitar el proceso de la muerte de sus seres queridos de la forma en que lo harían en otras circunstancias.
Resulta importante destacar que, teniendo en consideración el momento que nos encontramos viviendo, es necesario que las personas encuentren espacios de contención, atención y cuidados necesarios para dar lugar al trabajo de elaboración del duelo.

¿A qué jugamos en terapia?

Muchas veces nos preguntan por lo que los niños hacen en el análisis, escuchamos a la madre, al padre y a las familias decirles a sus niños que nos cuenten lo que les pasa. Las entrevistas iniciales con los adultos a cargo, además de proporcionarnos una idea del contexto de ese niño o niña y quienes los rodean, nos sirve para anticipar brevemente de qué se trata el espacio. Un análisis con niños es un lugar de juego, principalmente, pero no exclusivamente.

Freud decía que el juego sirve para hacer activo lo pasivo, por ejemplo, el niño que juega a ser el adulto y reta a los peluches puede jugar y reproducir una escena típica de su hogar o bien cuando juegan a ser doctores o maestros, escenarios que son frecuentes en su vida cotidiana. Reproducen activamente lo que viven pasivamente. Por más que a veces el juego en casa parezca igual al juego de la terapia, este último es diferente ¿Por qué? Porque tiene una persona que escucha, que se interesa en ese juego y su lectura. Sí, como en el adulto escuchamos y leemos un decir (aquello que va más allá de las palabras literales, lo que comúnmente decimos como “leer entre líneas”), también lo hacemos en el juego.

Freud nos dice frases preciosas respecto de la dimensión lúdica. Por un lado, que el juego es investido de grandes cantidades de afecto, es decir, ponen una energía muy importante allí, concentran su interés y lo toman con mucha seriedad. Allí insertan las cosas de su mundo en un nuevo orden más agradable. Por eso Freud lo compara al poeta, ya que ambos crean un mundo propio. Y además saben que juego y poesía no son la realidad. Por eso en el juego “hacemos como sí…”, “dale que somos…” y un sillón es un barco, una alfombra una isla y el suelo un océano inmenso.
Entonces, en el juego también se dice y de una forma que a veces permite decir mucho más a los niños, el juego vehiculiza, a través de él se dice lo que en palabras serían más doloroso, da vergüenza o hasta incluso no quiere hablar.

Un psicoanalista que dedicó su práctica a los niños decía que lo que el niño demanda es la posibilidad de apertura lúdica, de que se le asigne un lugar de niño. Gracias Jorge Fukelman, la transmisión de tu práctica nos orienta a pensar el valor inmenso del juego, jugar produce alivio, porque allí todo puede pasar, como el sinsentido que nos enseña Alicia en su País de las Maravillas. No les quitemos a los niños esta dimensión lúdica, porque entonces allí ya no habría niño.

CENTROS DE ATENCIÓN URGENCIAS

Si usted, un familiar o una persona que conoce se encuentra en una situación de URGENCIA por motivos de Salud Mental, diríjase a una GUARDIA HOSPITALARIA más cercana al domicilio que se encuentre la persona que se encuentre atravesando la situación de crisis.
Si se encuentra en una situación donde esté en riesgo su vida o la de otras personas comuníquese con el centro de Atención Telefónica de Emergencias.

SAME (Sistema de Atención Médica de Emergencia): 107

Atención Telefónica de Emergencias: 911

Descarga Guías de Recursos de dispositivos de atención de urgencias en salud mental con teléfonos y direcciones según localidad:

Guía de Recursos SM CABA

Guía de Recursos SM Zona Norte

Guía de Recursos SM San Martín

Ley de Salud Mental y Decreto reglamentario.

CONTACTANOS

+54 9 11 3178-8859
info@comunicarsesaludmental.com.ar